miércoles, 5 de noviembre de 2008

Venta de garage, Miranda y Kapanga, todo gratis

Fue muy loco. Porque aquella vez que estaba en los Estados Unidos, en uno de esos clásicos pueblos aledaños a las grandes ciudades, llenos de verde y hermosas casas, lo único que quería hacer era ir a una venta de garage, o Garage Sale. Pero bueno, al final el lugar era grande y no sabía donde había una y buscarla no tenía sentido.

La cosa es que al rato, después de pasar por la plaza de Barracas, me confundí de subte y me metí en la línea A, pero que era amarilla, como la H, y ahí estaban los Miranda!. Me acerco a ellos y me para su productor antes de llegar, le pregunto que onda, si van a tocar y me dice que sí, dentro de un rato. Nunca los vi en vivo y me pareció una simpática oportunidad para hacerlo.

El tema es que al rato me di cuenta que me había metido en la línea equivocada, esa no me llevaba a casa, y a pesar de ya haber pasado mi SubteCard y haber perdido el importe, decidí salir y perderme el show de Miranda!, pero por lo menos llegar a casa.

Una vez afuera, nuevamente en Barracas, para un auto viejo, con el guitarrista de Kapanga y mi amigo Gustavo, que me dicen que están yendo a ver a Fabio Alberti al Teatro, que necesitan indicaciones. ¿Justo a mi me preguntan? Soy un alto desorientado en la vida, y además estoy soñando, ¡cómo querés que te responda algo coherente! ¡Perdón!

Y bueno, al final fuimos con Gus por ahí a comer unas facturas, rellenas con dulce de leche y después no me acuerdo más.


Ah, si, que hice algún movimiento raro y ahora tengo media tortícolis.

¡Un bajón!

5 comentarios:

Mariann dijo...

man, sos un hijo de puta, como vas a bajonear en los sueños?? encima facturas con dulce de leche...

no no, asi no...

cel. dijo...

jajajaja, es verdad que sos un alto desorientado de la vida!!!! me consta!
beso

n i a k i l l e r dijo...

todo para decir que tiene subtecard

Franky dijo...

Es buenísimo como pasa de ser una buena idea un recital de miranda a encontrarse uno lejos de casa y tarde.

Protervo dijo...

que raro chocarme con tu blog el día que estoy idiota en el trabajo.