lunes, 2 de febrero de 2009

De por qué Dios no quiere que ande en bicicleta y de mi apuesta con la muerte

Todo comenzó, algún tiempo atrás, en la isla de Thor. Millones de años después, estaba yo en mi casa decidido a empezar a ir al trabajo en bicicleta debido a la cercanía con el lugar y al aumento de los golectivos.
Era dominggo y me pareció un buen día para comenzar, porque el domingo es el día universal en Holanda para estar re loco en un coffe shop. Fui a buscar la bici, que no había sido usada en los últimos 4 años, al estacionamiento de mi co-fundador (padre). Allí estaba, encadenada, vieja, con su cuerpo totalmente escuálido, flacuho, suicísima, con la barba re larga, chorreando aceite y con sus neumáticos completamente desinflados.
Le hablé, la limpié un poco con una carolinex, le saqué sus cadenas de la opresión capitalista y salimos a la luz del día. Al principio le tuvo miedo a los autos y a las viejas. Después se acostumbró tanto que en 5 cuadras pisó tres soretes. Y la reputa madre que lo parió que olor a mierda que tenía.

Entonces voy a una bicicletería cercana a mi casa, la cual no solo estaba cerrada sino que nunca había existido. Luego a por una estación de servicio, que no tenían aire para los neumáticos. Pregunto a donde puedo ir, y me dicen que ahí nomás, a 15 cuadras, hay dos lugares. Pos, si, claaaaaro, como no, entieeeeendo. 15 cuadras con la bici desinflada! Malditos... Recuerdo que al lado de la casa del Hugo (mi jefe) hay una bicicletería, entonces puedo ir para allá y si está cerrada la dejo en la casa del Hugo.

Llegué e indefectiblemente la bicicletería en cuestión cerrada estaba, no se porque indefectiblemente. Tampoco se porque dije cerrada estaba en vez de al resve.

Cosa que dejé la bici en lo de Hugo. Esto fue el domingo.

Entonces, el lunes como él no estaba en la casa no la pude pasar a buscar. El martes tampoco estaba, así que no pude pasar. El miércoles me dio paja, así que no pude pasar. ¡Y el jueves pasé! Fui a la bicicletería en cuestión e indefectiblemente estaba cerrada. Algo extraño sucedía en el barrio de Palermo. Me puse a investigar y finalmente llegué a la conclusión de que nada raro sucedía en el barrio de Palermo. Simplemente los dueños de la bicicletería en cuestión indefectiblemente cerrada estaban de vacaciones hasta la semana entrante. Ante tal malhechora situación, la novia de Hugo me dice que cerca de ahí, como máximo 5 cuadras, hay una bicicletería que puede no estar indefectiblemente cerrada. Así que voy en busca de ella. Habiendo hecho 43 pasos, la encuentro. Por fin una buena. Entro y le comento toda la situación al hombre que atiende. Le explico lo de la crisis mundial, que los bonos de hipotecas, que la reserva federal, que el petróleo y muchas cosas más que afectan a la situación del planeta Tierra. Luego me preguntó si tenía algo para preguntarle en relación al mundo de las bicicletas. Le dije que sí, que tenía esta bicicleta en cuestión, que estaba sin usar hace años y quería saber si a los neumáticos les faltaba aire o estaban pinchados o había que cambiarle la dirección hidráulica.

Me dijo que no había problema, a lo que me quedé parado esperando a que suceda algo. 30 minutos después me pregunta que estaba haciendo ahí, y le digo que espero a por mi bicicleta. El señor me contesta que tiene que ver si tiene pinchaduras y eso demoraría al menos un día, porque tiene que desarmar la bici, pasar las ruedas por agua, fijarse si están pinchadas y ponerla en venta en Mercado Libre haber a cuanto me la puede vender. Que vuelva al día siguiente...

Maldición.

Al día siguiente, viernes, llueve. Llueve mucho. Y teniendo en cuenta mis pocos conocimientos de conductor de bicicletas, me parece prudente no estrenar mi cara contra el piso en un día de lluvia. Así que eh de esperar un día más para ver si puedo manejarme en la ciudad por fuera del sistema capitalista de colectivos y taxis.

Y el sábado... si, por lo menos a las tres de la tarde, estaba cerrada la bicicletería. Si, indefectiblemente cerrada. El domingo ni me molesté porque seguramente iba a estar cerrada. Indefectiblemente

Veré hoy, lunes, que sucede. A ver si Dios me deja andar en bici o no. Si para mañana el miércoles no actualizo, es porque me pegué un palo y me quebré ambas manos.

13 comentarios:

TEFI dijo...

te deseo lo mejor...
yo no ando en bici porque no se.

Lin dijo...

El universo te esta diciendo que no tenés que andar en bici, tenés que prestarle atención a esas señales, al chico de Destino Final le funcionó...

anivlis dijo...

no sé, para que mi Dios vive en el 3ro A
no sé que tiene que ver con esto, pero...estoy segura de eso!!
hoy tendrás tu bici, lo consulté en el tarot y ademas tendrás un día de mucho repimporoteo...

Franky dijo...

Boludo es tremenda tu historia, es para el blog "Manual de perdedores" de Jota Hesse. Pero no bajes los brazos alemanes, que el destino no te joda y ojalá ruedes a la libertad y que nadie te detenga nunca jamás.

Ezequiel dijo...

Pero hombre, llamame, y te ayudo a arreglar la cleta y te enseño como no morir en el intento de conducirla- ¿No te acordas que tenes un compa mensajero?

AC® dijo...

Para mí que es algo así como el Karma o la Ley de Atracción que hacen que en realidad vos no quieras ir en bici al trabajo y saboteás con la mente todas las bicicleterías de Palermo... Tienes una mente poderosa, Tomás, úsala bien... por ejemplo, para materializar comida de mc donald's sin esperar 40' minutos.
Salu2!

Pablo dijo...

me niego a leer el blog hasta que pongas colores como la gente

Mariann dijo...

jodete por pajero man!

encima laburas a 15 cuadras.. caminá!! deja la bici...


me pregunto si no tendrás un par de rollers? tus historias podrian ganar el pulitzer (?)

Staff de Bla Bla Bla dijo...

Ya te pasó algo? O te pasará?

BORT dijo...

Vacacioneeeesssss Eeeea!

ventarrón dijo...

Es que los medios de trasporte ajenos al sistema capitalista tienen un algo grado de peligro. Además, lo bicicleteros son la clase burocrática por excelencia.

Punk! dijo...

si le ponés rueditas a los costados podés manejar mientras te vas armando uno, como un divo absoluto!

Tomás en Shorts dijo...

como armando uno? armando que? yo no entender