lunes, 21 de marzo de 2011

Daltónico

Miles de personas se han preguntando alguna vez la clásica "¿de qué color son los espejos?".

Perdón, cualquiera, quise decir millones... imagino que a lo largo de toda la vida del ser humano y su co-existencia con los espejos ya deben haber habido millones de personas que se preguntaron eso. Miles es re poco cuando estamos hablando de toda la humanidad y toda la historia. Ja, quedé re ignorante y sin dudas no era la idea del post, perdón por eso..

Decía... de qué color son los espejos...? Oh si... milenaria pregunta que ha dejado sin dormir a más de uno en su noche de bodas.

En el primer resultado que sale de Yahoo Preguntas, la respuesta más votada es "la de tu culo y esta", pero honestamente no es el resultado que esperaba.

Investigando un poco más, y saltándome por alto y largo respuestas como "del color de tu cara", "del color de lo que pongas en frente", "si apagas la luz es negro" y "la de tu culo, esta y tu vieja", me doy cuenta que la respuesta es bastante más complicada de encontrar de lo que esperaba.

No se puede decir simplemente que es plateado. Sí lo es en el caso de los 14 espejos que tengo en casa, todos con bordes de plata real. Pero tengo entendido que la plebe no tiene los mismos espejos que tengo yo, sino que miran su reflejo en papel aluminio, posiblemente sacado del mismo paquete en donde vienen sus cenas, y ese sí es plateado, pero no es exactamente lo mismo.

Se que algún papel importante dentro de todo esto juega la luz: su reflejo, la absorción y proyección, que genera colores, formas y movimientos y que si mirás una bombita de 100 watts mucho tiempo, después te ves en un espejo y decís tres veces Candyman, probablemente no pase una reverenda mierda.

Lo más sensato supongo, será preguntarle a un niño. Esos pequeños diabólicos guardan más información de la que parece. Se la dan de estúpidos y ignotos, pero bien sabemos que muchas de sus respuestas suelen ser más acertadas que las de cualquier científico que firma esos estudios pelotudos que hacen las universidades de Michigan, Texas y Virginia del Suar.

Así que me voy a buscar uno a la plaza. Llevo caramelos media-hora por las dudas.

5 comentarios:

J dijo...

Si yo siguiera siendo "nena" y me dieras un caramelo media-hora miserable, ni siquiera te dirijiría la palabra, porque esos caramelos son los más horribles del mundo!
Para mi es de todos colores, tipo un arcoiris (?)

La Criatura dijo...

está claro que los espejos son incoloros e inodoros

preguntale a alicia, preguntale.

Ezequiel dijo...

Coincido con J, es más, si fuera un niño te diria que los espejos son del color de tu culo mu chota, tu vieja, tus hermanas/nos y de la concha de Ganesha.

Franky dijo...

Boludo guarda con ir a repartir caramelos a una plaza, corrés riesgo de ser encarcelado y brutalmente sodomizado. Posta.

Andreievna dijo...

oh, Santo Tomás! Casi que no me atrevo a hacer una observación de talante correctivo, dada la felicidad que sus post aportan a mi vida gris y rutinaria, pero no puedo evitar señalar que:
1) probablemente su primer aseveración sea correcta, en virtud de que los espejos para autorreflejarse se popularizaron junto a la posibilidad de la pregunta sobre el sí mismo, a saber: junto al creciemiento del individualismo post revolución industrial y demás.
2) los niños odian los caramelos media hora

Gracias