miércoles, 1 de diciembre de 2010

Discriminación es una palabra muy larga

Pero discriminado me siento cuando estoy en el subte y los vendedores ambulantes sólo le dejan sus productos a los que están sentados, como si los que estamos parados no tuviésemos el dinero suficiente para comprar sus elegantes productos.

¿Qué onda? ¿Cuál hay? ¿Quién se ha robado mi queso? Los vendedores ambulantes generan esa división de clases, esa sectarización, que demuestra claramente a la gente pudiente, adinerada y de alto status social, sentados cómodamente en sus largos asientos, mientras que el resto, nosotros, la clase obrera y trabajadora, nacional y popular, que cuenta monedas para llegar a fin de mes y cargar $10 en la tarjeta Monedero, quedamos discriminados, alejados, sin igualdad de oportunidades.

Hoy no va a ser porque ya es el día internacional de la lucha contra el SIDA, pero uno de estos días lo voy a estipular como el Día Nacional de la Igualdad de Viajadores de Subte ante la mirada racista de los Vendedores Ambulantes. ¿Va bien o es muy largo? Se puede acortar igual eh, posta, ustedes me dicen y le pongo una sigla o algo así. Las siglas siempre funcionan, sobre todo cuando forman una palabra que tiene algo que ver o suena gracioso.

Como FASO o GANZO, que son dos de mis siglas reales favoritas. De hecho, el otro día cerca de mi nueva casa había un lugar que tenía un cartel de neón que decía FASO y era algo de esa organización de fumones otorrinoslaringólogos, palabra realmente larga si las hay.

Chau.

4 comentarios:

La Criatura dijo...

vendedores eran los que decían "super oferta para el bolsillo de la señora y la cartera del señor"

Pupolina dijo...

Yo creo que tengo las siglas perfectas: ADDVIdS

Asociación para la Defensa de los Derechos de Viajeros de Subtes.

Addvids puede también ser: agregar videos. Es versátil.

Julia Scarone dijo...

Jua Jua Jua!!! Esto que voy a decir no pertenece al rubro discriminación, pero si al de los Derechos del viajero subterráneo:
Un cantante de villancicos, con una voz sumamente elevada y una quena desafinada a las 10 de la mañana, cuando en el subte ya no entra ni un alfiler... eso, es un atropello a los derechos del los viajeros subterráneos...

Abrazos! Muy bueno el blog...

Andre dijo...

Si, nada que ver, qué se creen, que los que van parados no tienen plata y por eso no compraron antes el asiento?