jueves, 20 de marzo de 2008

Onminastropía

Sin lugar a dudas, el mejor momento para resarcirse en lo esencial es cuando quedas como en offside frente a tu mejor pariente zamorano.

Sino te vas a ir quedando cada vez más solo, en una quinta oscura, llena de juegos de pelota a los que no vas a poder acceder por falta de una llave maestra.

Así que tengan cuidado la próxima vez que enfurezcan a un dueño, su predisposición se puede ver omnibulada por una catarata eclíptica de feromonas sindicalistas.

Acordate siempre de llevar un redoxón encima. Si es sabor manjo mejor.

1 comentario:

Lolita dijo...

No entendí absolutamente nada, ni buscándole en google. Aunque dicha sea la verdad, no lo busqué. Pero lo de las fermomonas y el redoxon, quedó apuntado.